Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘robos’

El-tango-de-la-guardia-vieja

Citas del libro: “Una pareja de jóvenes apuestos, acuciados por pasiones urgentes como la vida, se mira a los ojos al bailar un tango aún no escrito, en el salón silencioso y desierto de un transatlántico que navega en la noche. Trazando sin saberlo, al moverse abrazados, la rúbrica de un mundo irreal cuyas luces fatigadas empiezan a apagarse para siempre.”Él: Max Costa “Mantuvo siempre el compás impecable en una pista, las manos serenas y ágiles fuera de ella, y en los labios la frase apropiada, la réplica oportuna, brillante. Eso lo hacía simpático a los hombres y admirado por las mujeres. En aquel entonces, además de los bailes de salón que le servían para ganarse la vida, dominaba como nadie el arte de crear fuegos artificiales con las palabras y dibujar melancólicos paisajes con los silencios.”Ella: Mecha Inzunza” Parecía salir de las páginas selectas de una revista ilustrada: lucía collar largo de perlas y pendientes a juego. Esbelta, tranquila, caminando firme sobre tacones altos en el suave balanceo de la nave, su cuerpo imprimía líneas rectas y prolongadas, casi interminables, a un vestido verde jade largo y ligero, que desnudaba sus brazos, hombros y espalda hasta la cintura.””Se desafiaron Mecha y él con la mirada. Qué diablos pretendes, era la pregunta silenciosa del bailarín mundano. El desdén de ella bastó como respuesta. Puedes jugar, decía el gesto. Pedir más cartas o retirarte. Dependerá de tu curiosidad o tu coraje. Y ya conoces el premio.””Un tango no se compone únicamente con música, amigo mío. El comportamiento humano también cuenta. Prepara el camino”

Arturo Pérez Reverte dice en su presentación:  “Básicamente es una historia de amor. Peligrosa y turbia, creo. Un hombre y una mujer se encuentran tres (breves) veces en su vida, una aventura que empieza en 1928 sigue en 1937 y termina en 1966…”

Pero lo mejor son los diálogos, las reflexiones que vierte el autor, la novela está plagada de frases hermosas.

– Hace sentir lástima por los hombres a quienes nunca una mujer miró así.

– Eras un sueño hecho carne. Un misterio de otro mundo. Jamás imaginé que tuviera derecho.
– Lo tenías. Delante de tus estúpidos ojos.
– No podía verlo. Era imposible. No encajaba en mi manera de mirar.

 

Anuncios

Read Full Post »