Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22/01/12

Crucero Costa Concordia

Es una cuestión de honor el que manda sea el último en irse. En esta profesión no se admite otra cosa. Me vienen a la memoria grandes capitanes de barcos, que siguiendo su código personal,  salvaron a toda su tripulación y nunca fueron abandonados a su suerte. Ejemplos para el “Innombrable”: El capitán del Titanic, E.J. Smith, que evacuó la nave, mujeres y niños primero, hasta que ya no quedaron botes salvavidas y luego falleció en el barco. Robert Royer, capitán de un barco pesquero que se hundió frente a las costas de Alaska en el 2010. Mientras el agua entraba al barco y los otros tres tripulantes se tiraban por la borda, Royer permaneció en el puente de mando para hacer pedidos de auxilio y darle a la Guardia Costera la posición del barco. Falleció en su rescate. Mi admirado Ernest Shackleton,  que se jugó la vida, para rescatar a toda su tripulación y recuperó, no sólo a todos sus hombres, si no que fue uno de los ejemplos a seguir en el código de honor de todo buen capitán y buen marinero. Y un largo etcétera…. Sr.”Innombrable”.

El “innombrable”  amiguito de las fiestas, chicas guapas;  se hacía fotos con su tripulación por 60€, e incluso te podía casar ¡Todo un honor que tu casamiento fuera por una rata de camarote!  Huyó en el primer bote que vio libre y en tierra veía como su tripulación (mujeres, hombres, niños)  tratando de escapar de una muerte segura. Orgulloso se tenía que sentir viendo a su barco hundiéndose  poco a poco mientras sus ojos contemplaban tan deprimente imagen. “Tonto el último” pensó el innombrable que pasará a la historia como el personajillo al cual todo capitán no debe seguir  su ejemplo ” Teoría de lo que no hay que hacer por un capitán sin barco”.  

Anuncios

Read Full Post »